lunes, 5 de septiembre de 2011

¡Fuera las diputaciones de Andalucía!


Diputaciones.
¿Por qué no valen las diputaciones en Andalucía?
Las diputaciones nacieron con un solo propósito, controlar reversos electorales de zonas del estado, para a sí realizar los fraudes oportunos en el sistema electoral, durante el S.XIX y XX.
El reino de Andalucía o los reinos, dependiendo el contexto. Eran cuatro provincias castellanas surgidas de la conquista,  creada por éste país. Los cuales eran reino de Jaén, Córdoba,  Granada y Sevilla. Obviamente, no coincidían con los reinos Andalusíes, pues tanto, Córdoba y Jaén eran tributarios de Sevilla y Granada. El primero intento la reunificación del Califato de Córdoba,  Granada más débil,  se asentó en las cordilleras Béticas, donde le dieron refugió y una “relajación” tributaria con Castilla, a la caída de  Sevilla. La corona castellana, la consideraba una provincia y vasallo, hasta la triste consumación del 2 de enero de 1492.






En el primer tercio del S.XIX, la época isabelina necesitaba apoyo, ya que los conservadores preferían a su tío Carlos, la madre como regente a la muerte del triste y paupérrimo, rey Fernando VII establece alianza, con los liberales.  Lo cual consentía cierta “democracia” prehistórica.
Ahí surgen, el nuevo ordenamiento, muy criticado y no falto de descontentos. Usándose como herramienta caciquil y desestabilizador de las autonomías. Hablamos que la primera “Junta Andaluza” data de 1835 y la Constitución de Antequera de 1883.
Otro aspecto, no menos curiosos que la institución es prevalecida por la dictadura fascista desde el inicio, por supuesto, sólo era para miembros a fines y con afiliación.
Entrada la constitución moderada de 1978, y venciendo el estado autónomo, las diputaciones cumplen la función de  organismos para colocar, enchufar y mantener el status de ciertos personajes que han pasado a  una segunda plana,  en sus partidos políticos.
El 80% de los municipios están mancomunados, por lo que es más fácil y rentable que el otro 20% lo realice. ¿Habría qué preguntarse sí las diputaciones fundamentalmente actúan en las pequeñas localidades, porque no tienen la sede allí? En vez, de las capitales de provincias, las cuales ni son centro geográfico.

¿Y por qué no se eligen los diputados provinciales en votación directa? Al igual que un concejal, un diputado nacional Andaluz, español o europeo.
Si las competencias en su mayoría son del Municipio-Andalucía-Estado, ¿Qué gestionan las diputaciones? ¿Cuánto cobran un diputado provincial? ¿Y coches oficiales? Y si son puestos indirectos, pues antes, deben ser concejales en su localidad, ¿cuántos sueldos llevan? ¿Y sus partidos políticos?
Proponemos:
Supresión de las diputaciones provinciales. Y unificar zonas urbanas de menos de 100.000 habitantes en comarcas. Transferir sus obligaciones a “Entes comarcales” que oficiosamente ya existen, tales como:
Área Metropolitana de Sevilla y Málaga las más populosas.
AM de Granada, Almería, Córdoba, Campiña Jerezana, Bahía de Cádiz, Campo de Gibraltar…
AM de Huelva, Sierra de Aracena,  Sierra Norte de Sevilla, Ecijana,  Jaén,  Sierra  Nevada…
Se dedicarían a gestionar los transportes, basuras, agua  de los municipios…Qué a  los pequeños municipios les cuesta muy caro y unificar precios en las grandes áreas metropolitanas.
Transferir esos funcionarios a cada zona según convenga.
Ahorro: Todos los sueldos de cargos políticos, sedes provinciales, coches oficiales, DIETAS, dinero a grupos políticos…
Desarrollaría zonas que actualmente se está despoblando, afianzarían infraestructura, progreso social, desatascaría hospitales capitalinos y acercamiento a los ciudadanos, institutos, aeropuertos, trenes, turismo, paralizar la migración interna.  
Casi 180 años de robo, opresión, ineficacia…Basta.


Órganos de gobierno directos. Democracia real. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada